Las hormonas femeninas: Guía sobre el ciclo menstrual

4 Jan ‘24
8 min
Hábitos saludables
Redacción OpenUp
Revisado por expertos en bienestar Rianne Toenhake
Menstrual-Cycle-menstruatie-cyclus-winter-summer
Las mujeres experimentan un biorritmo complejo y fascinante: el ciclo menstrual, una de las diferencias fundamentales entre el cuerpo biológico femenino y masculino. Este ciclo, impulsado por una red de hormonas, ejerce un impacto significativo en el bienestar y el funcionamiento del cuerpo femenino. En este artículo, exploraremos más detalladamente el desarrollo del ciclo hormonal. 

Con el fin de mejorar la comprensión, utilizaremos el término “mujer” en lugar de “cuerpo biológico femenino”. Esta información es relevante para todos, independientemente de si posees un cuerpo biológico femenino o no. Su propósito es facilitar la comprensión de la biología que concierne a la mitad de la población mundial.

Por qué es importante entender las funciones hormonales femeninas

 

 

El ciclo menstrual desempeña un papel fundamental en la vida de las mujeres. El ciclo hormonal ejerce una profunda influencia tanto en el bienestar emocional como en las funciones fisiológicas. Según Rianne Toenhake, experta en bienestar en  OpenUp y doctora, “estas hormonas afectan a muchas funciones corporales, desde los órganos reproductores hasta el cerebro, el corazón, la piel, la tiroides e incluso el cabello. Además, influyen en varios aspectos, como la digestión, la tolerancia al dolor, la creatividad y los niveles de energía“.

 

Por eso, al conocer mejor tu ciclo, puedes cuidar más eficazmente de ti y de tu salud. En otras palabras, implica entender lo que tu cuerpo te comunica y aplicar esa información a tu vida.

 

Comprender tu ciclo menstrual te permite conocer tanto tu cuerpo como tus emociones. No se trata de definirte por tu ciclo, sino de reconocer que los cambios hormonales pueden influir significativamente en tus niveles de energía, estado de ánimo y bienestar mental. Una mayor conciencia de estas influencias fomenta la resiliencia, estimula la autocompasión y facilita la identificación de los momentos óptimos para llevar a cabo diversas actividades.

 

¿Cómo funciona el ciclo menstrual y cuándo entran en acción las distintas hormonas? A continuación, explicaremos más sobre ello:

 

  • El ciclo en 2 fases

 

  •  El ciclo en 4 fases.

 

 

Fases del Ciclo Menstrual y las Hormonas que Intervienen

 

 

Para la mayoría de las mujeres, la duración de un ciclo menstrual oscila entre 26 y 34 días. Puedes dividir este periodo de dos maneras: en dos fases o en cuatro fases.

 

El ciclo en dos fases 🎢

 

Rianne explica: “Imagina que estás subiendo una montaña y, después de un hermoso descenso, regresas lentamente al valle. A través de esta metáfora podemos ver claramente como se puede dividir el ciclo en dos fases

 

Ascenso a la montaña: el intervalo hasta la ovulación (fase folicular).

 

Descenso de la montaña: el periodo hasta el primer día de menstruación (fase lútea).

 

Estas dos fases están principalmente determinadas por dos hormonas: la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Ambas son liberadas por una glándula ubicada justo debajo del cerebro: la hipófisis.

 

Fase 1. Fase folicular (± días 1 a 13)

 

La fase folicular comienza el primer día de la menstruación y concluye el día de la ovulación. Durante esta etapa, la hipófisis libera la hormona foliculoestimulante, estimulando la maduración de entre 5 y 20 óvulos en los ovarios.

 

Estos óvulos en desarrollo producen la hormona estrógeno. Uno de ellos emerge como dominante y se libera en el momento de la ovulación, mientras que los demás se reducen y son reabsorbidos por el organismo.

Para fomentar la maduración del óvulo dominante, el cuerpo incrementa la producción de estrógenos, lo que resulta en el engrosamiento de la pared uterina. Este proceso crea un entorno óptimo y nutritivo para un óvulo que potencialmente podría ser fecundado. Durante esta fase, es común experimentar un aumento en el flujo vaginal, facilitando el transporte de posibles espermatozoides desde la vagina hasta el útero.

El estrógeno desempeña un papel destacado en la primera fase del ciclo, preparando el útero para una posible implantación del óvulo.

 

Este protagonismo del estrógeno se refleja también en la vida diaria. Durante esta fase, es probable que experimentes una mayor apertura hacia el mundo exterior, mayores niveles  de energía y un aumento del deseo de interacción social, así como de la planificación de compromisos laborales y personales, como ir al gimnasio. Además, los estrógenos favorecen la producción de serotonina, una de las hormonas asociadas a la felicidad, alcanzando su punto máximo durante la ovulación. Por ende, es probable que te sientas bien, llena de energía y con una mayor confianza en ti misma.

Al concluir esta fase, tu cuerpo libera gradualmente hormonas luteinizantes, disminuyendo la producción de estrógeno y dando lugar a la ovulación. En este punto,  se da inicio la segunda fase de tu ciclo.

 

Fase 2. La fase lútea (± día 14 al 28)

 

La fase ovulatoria u ovulación marca el comienzo de la fase lútea del ciclo, que perdura hasta el primer día del período. En esta etapa, la hormona luteinizante induce la producción de progesterona, la hormona más relevante en la segunda mitad del ciclo.

 

La hormona progesterona impulsa el crecimiento continuo de la pared uterina, preparando el interior del útero para un posible óvulo fecundado.

Al igual que los estrógenos, la progesterona influye en tus emociones. Emocionalmente, la progesterona tiende a inducirnos en un estado de introspección y protección, como si estuvieras velando por el cuidado y resguardo de un posible óvulo fecundado. Experimentarás una sensación de calma, como si quisieras cobijarse debajo de una manta. ¿Notas este cambio en ti? En ese caso, intenta ser consciente de ello y regálate más tiempo para ti misma durante esta fase.

Durante la ovulación, el ovario libera el óvulo maduro, que se dirige hacia la trompa de Falopio. Desde allí, el óvulo se desplaza hacia el útero. En caso de encontrarse con un espermatozoide en su camino, podría ser fecundado. Al mismo tiempo, la pared uterina está completamente preparada para recibir y alojar un posible óvulo fecundado.

 

En situaciones de fecundación, el óvulo busca un lugar adecuado para la implantación. No obstante, si no hay fecundación, los niveles de progesterona disminuyen y el exceso de revestimiento de la pared uterina se desprende, provocando la menstruación. Este evento marca el fin de la segunda fase y da inicio a un nuevo ciclo.

 

El ciclo en cuatro fases 🍂

 

Hemos observado que el ciclo menstrual se caracteriza por dos momentos distintos: la menstruación y la ovulación. No obstante, también podemos considerar el tiempo que transcurre entre estos dos momentos como fases separadas. De esta manera, el ciclo se divide en cuatro fases, lo que no da una comprensión más detallada del cuerpo femenino.

 

Otra analogía útil es pensar en el ciclo menstrual como las cuatro estaciones del año:

 

  • Invierno: menstruación (con una duración de 4 a 7 días)

 

  • Primavera: la fase previa a la ovulación (que abarca de 10 a 14 días)

 

  • Verano: el periodo alrededor de la ovulación (de 3 a 4 días de duración).

 

  • Otoño: la fase posterior a la ovulación hasta la menstruación (de 10 a 14 días de duración).

 

💡 Es importante tener en cuenta que estas etapas son una representación general. La forma en que se desarrollan y su duración pueden variar considerablemente de un cuerpo a otro. Al fin y al cabo, cada mujer posee un cuerpo único y la experiencia personal de cada una es única y válida. Además, el curso del ciclo también puede experimentar cambios en diferentes momentos de la vida de una mujer.

 

1. Invierno (duración de 3 a 7 días)

 

Durante la menstruación, tu cuerpo necesita descansar. Intenta ceder a esa necesidad y, en la medida de lo posible, procura mantener tu agenda conscientemente vacía. Opta por quedarte en casa con mayor frecuencia, elige deportes de menor intensidad, como yoga o caminar, y dedica tiempo a actividades que te proporcionen paz y bienestar, como ejercicios de mindfulness, lectura, pintura o escritura.

 

¿Cómo es un ciclo menstrual "normal"?

El cuerpo de cada mujer es único, pero ciertos indicadores pueden señalar un equilibrio menstrual y hormonal del ciclo:

 

-La pérdida de sangre es moderada, permitiendo que un tampón o compresa permanezca en su lugar durante al menos 2 horas (o incluso más con una copa menstrual).

 

-El dolor abdominal se limita a calambres ocasionales en la parte inferior del vientre, sin necesidad de analgésicos.

 

-La molestia en los senos se traduce solo en una ligera sensación de hinchazón, sin presencia de dolor, quistes o bultos cíclicos.

 

-Los dolores de cabeza y/o migrañas no son comunes durante un ciclo normal.

 

-Cambios leves en el estado de ánimo y las emociones, que pueden asociarse con el síndrome premenstrual.

 

Si experimentas síntomas como sangrado abundante, sangrado persistente por más de 7 días, un aumento inusual del dolor, o dolor fuera de tu periodo habitual, es recomendable consultar un especialista en salud femenina. 

 

¿Quiere saber más? Apúntate a nuestro curso online sobre los Fundamentos de la Salud Femenina 

 

2. Primavera (duración de 10 a 14 días)

 

Después de la menstruación, cuando el cuerpo produce más estrógenos, muchas mujeres experimentan un mayor deseo de relacionarse con otras personas. Este aumento de energía facilita la conexión con el mundo exterior.

Durante esta fase, es posible que te sientas rebosante de ideas e inspiración. Es un momento oportuno para socializar, conocer gente nueva, tener citas, programar encuentros laborales o presentaciones, intercambiar ideas y vivir nuevas experiencias.

 

3. Verano ( duración de 3 a 4 días)

 

Durante la ovulación, cuando los niveles de progesterona aumentan, experimentarás un pico de energía física. Una extensa lista de tareas pendientes no te perturba, y abordas sin esfuerzo cargas de trabajo considerables. Este periodo es ideal para programar tareas importantes. Además, es posible que observes una mayor capacidad para cuidar de los demás. En resumen, durante esta fase, te sientes positiva contigo misma y preparada para enfrentarte al mundo.

 

4. Otoño (duración de 10 a 14 días)

 

Cuando se produce la ovulación, algunas mujeres notan que se vuelven más emocionales o inseguras con mayor rapidez. Debido a la bajada de estrógenos, puede que seas más susceptible a tu crítico interior.

Es posible que notes un aumento del temperamento durante esta fase: te sentirás más irritable o menos dispuesta a participar en actividades. Esto podría ser indicativo de un ligero descenso en los niveles de energía. En consecuencia, el “otoño” de tu ciclo es un momento oportuno para relajarte. Presta atención a tu intuición y reflexiona sobre las dos fases activas anteriores. Es un momento favorable para la introspección y el descanso.

 

Síndrome PreMenstrual

 

Muchas mujeres experimentan una disminución de fuerza o tranquilidad, tanto física como mentalmente, después de la ovulación o justo antes de la menstruación. Puede manifestarse a través de síntomas como hinchazón o dolor en los senos, cambios de humor, irritabilidad o baja energía.

 

¿Sientes que esto afecta tu vida diaria? Entonces, podría ser síndrome premenstrual (SPM). Aproximadamente el 5% de las mujeres de 15 a 45 años experimentan SPM.

 

No hay una prueba de laboratorio específica para diagnosticar el Síndrome PreMenstrual. Sin embargo, puede ser útil anotar en un diario  tus experiencias diarias a nivel físico, mental, emocional y social a lo largo del ciclo. Cambios de humor leves, un menor deseo de socializar, niveles de energía más bajos, sueño ligeramente alterado y aumento de los antojos, se consideran normales. Sin embargo, si tus cambios de humor son extremos o te hacen sentir fuera de control, te recomendamos consultar a una especialista en salud femenina.

 

La importancia de registrar el ciclo menstrual

 

Si tu cuerpo es biológicamente femenino, tu ciclo menstrual ejerce una gran influencia en su funcionamiento. Las fluctuaciones hormonales que experimentarás durante el ciclo afectan diversas funciones corporales, así como el nivel de energía, estado de ánimo, y bienestar emocional y mental.

 

Por lo tanto, el ciclo menstrual se convierte en un indicador crucial de la salud femenina, subrayando la importancia de comprenderlo.

 

Para comprender y tener una mejor relación con tu cuerpo, considera llevar un seguimiento de tu ciclo menstrual. Ya sea mediante un diario, un calendario, herramientas online o una aplicación, lo esencial no radica tanto en el método en sí, sino en el acto de registrar la información. 

 

Como aconseja la Dra. Rianne Toenhake, es importante documentar detalles como el flujo menstrual en relación con las pérdidas de sangre y prestar atención a diversas señales físicas y emocionales a lo largo de las distintas fases del ciclo.

 

Al hacerlo, no solo serás consciente de tus sensaciones diarias, sino que también vivirás más en sintonía con tu cuerpo y tu mente. Además, podrás rastrear cómo funciona tu cuerpo a lo largo del tiempo. Si notas algo “diferente de lo habitual” en tu cuerpo o en cómo te sientes mentalmente, puedes llevar ese registro a tu ginecólogo, según aconseja Rianne.

 

💡 ¿Deseas saber más sobre el ciclo hormonal y cómo cuidarlo a través de un estilo de vida saludable? Sigue nuestro curso online (gratuito)

 

 

Nuestro blog está respaldado por una amplia investigación de múltiples fuentes médicas, aunque no todas se citan aquí. El equipo editorial de OpenUp y los expertos en bienestar han llevado a cabo una investigación exhaustiva; no dudes en ponerte en contacto con nosotros para obtener más información sobre las referencias adicionales.

¿Cómo te podemos ayudar en OpenUp?

Spaces

Sesiones grupales interactivas y masterclases para compartir tus experiencias y aprender consejos prácticos.

Reserva Space
Sesiones 1:1

Acceso fácil a sesiones online y chats con psicólogos certificados, cuando y donde quieras.

Reserva una sesión
Recursos de autoayuda

Cursos online y materiales de auto-cuidado para fortalecer tu salud mental a tu propio ritmo.

Ve más