Si te sientes insuficiente, lee esto y mejora tu autoconfianza

18 Oct ‘21
4 min
Autoconfianza
Lisanne van Marrewijk

Todas las personas forman una imagen de sí mismas al principio de sus vidas. Con el tiempo, esa imagen va cambiando dependiendo de los logros personales y de la manera en que tu entorno social responde a ellos.  

 

 

Para todas las personas es importante sentirse válido. Sin embargo, conseguirlo no es tan fácil como parece. En parte porque muchas personas determinan su propia valía según factores externos, como la opinión de los demás, tener un buen trabajo o conseguir el cuerpo perfecto. Antes de seguir leyendo, piensa en qué factores te influyen a ti. ¿Qué cosas necesitas para sentir que vales?

 

 

Condiciones de valía

 

El psicólogo Carl Rogers se refiere a las «condiciones de valía» como a las circunstancias, situaciones o comportamientos que creemos que necesitamos para que nos aprecien, como dinero, belleza o la aprobación de los demás.  

 

Pero ¿y si tu autoconfianza no dependiera de estos factores? ¿Cómo sería sentir que vales aunque no hayas conseguido ese trabajo que querías? ¿Y si la sensación de valía formara parte de ti? 

 

En su charla TED, El poder de tu valor inherente, la psicóloga Meag-gan Ann O’Reilly pronuncia estas palabras mágicas: «Si crees en lo que vales…ya está. No necesitas nada más». No tienes que cumplir con unas ciertas condiciones para tener valía. La tienes tal y como eres, sin importar tus defectos.

 

Todas las personas tienen valía por sí mismas

 

Si consigues ese ascenso, es porque vales. Si no, quizá aprendas algo de ello, pero sigues valiendo lo mismo que siempre. Consigas lo que consigas, siempre vales lo suficiente.

 

Lo mismo puede decirse de tus compañeros de trabajo, de tus socios o del representante de atención al cliente con el que acabas de hablar por teléfono. Todas las personas valen lo mismo. Suena liberador, ¿no? 

 

Eso es porque lo es. Una investigación de la Universidad de Michigan descubrió que los estudiantes que no evaluaban su valía en función de factores externos solían estar más a gusto consigo mismos y, entre otras cosas, experimentaban menos estrés, conseguían mejores resultados y entablaban mejores relaciones.

 

¿Cómo te demuestras que vales? Según O’Reilly, diciéndote: «Esto es importante para mí y voy a hacerlo lo mejor que pueda. Y sea cual sea el resultado, eso no dice nada de quién soy como persona».

 

 

Gestionar el sentimiento de que no vales

 

La pregunta es: ¿Cómo puedes dejar de sentir que no vales lo suficiente? ¿Cómo puedes practicar más la autocompasión? Hay varias cosas que puedes hacer para acallar las dudas de tu voz interna.

 

1. Haz algo acorde con tus valores e intereses

 

A menudo, hacemos las cosas porque creemos que quedarán bien en el currículo, que nos harán mejores o que harán que a otras personas les gustemos más. Imagínate que aceptas un ascenso aunque en el fondo sepas que estás feliz en tu puesto actual, vas al gimnasio cinco veces a la semana aunque no te guste hacer ejercicio, o acudes a una fiesta cuando lo que necesitas es soledad.

 

Piensa en la última vez que hiciste algo solamente porque te apetecía o porque te pareció que sería divertido. No porque otras personas esperaran eso de ti o porque en teoría te beneficiara, sino sencillamente por gusto

 

¿Qué era? Pues ve y hazlo ahora.

 

2. Practica la positividad

 

Sentir que no vales es un sentimiento negativo. Para atajar este tipo de pensamientos, tienes que cultivar un estado mental positivo.  Shirzad Chamine es autor del éxito de ventas Inteligencia positiva, que trata precisamente de eso. 

 

Según Chamine, para enfrentarte a tus saboteadores internos debes ser consciente de ellos y ponerles nombre. Intenta identificar esos momentos en que sientes que no vales lo suficiente y distánciate de estos sentimientos. Piensa: «¡Ajá! Mis saboteadores están intentando decirme que no puedo hacerlo, pero no tengo por qué escucharlos».

 

3. Cambia tu forma de conversar

 

Si estás teniendo una conversación con alguien y notas que sus preguntas te obligan a venderte constantemente, trata de cambiar tus respuestas.

 

Imagina que alguien te pregunta cómo estás. Intenta evitar respuestas que se centren en el trabajo, los estudios o en otras etiquetas, y concéntrate en hablar de algo que te guste de ti o por lo que des gracias. En vez de decir «Tengo mucho trabajo y un montón de responsabilidades», prueba con «En mi trabajo ayudo a mis clientes a dar lo mejor de sí mismos».

 

Oh, y antes de empezar, recuerda que esos cambios no ocurrirán de inmediato. Como estos pensamientos llevan tanto tiempo formando parte de tu vida, es difícil que desaparezcan por arte de magia. No pasa nada porque cometas errores, sigues siendo una persona estupenda tal y como eres.

 

👉¿Te hace falta apoyo o quieres hablar con alguien? Reserva una sesión con uno de nuestros psicólogos.

 

 

 

¿Cómo te podemos ayudar en OpenUp?

Spaces

Sesiones grupales interactivas y masterclases para compartir tus experiencias y aprender consejos prácticos.

Reserva Space
Sesiones 1:1

Acceso fácil a sesiones online y chats con psicólogos certificados, cuando y donde quieras.

Reserva una sesión
Recursos de autoayuda

Cursos online y materiales de auto-cuidado para fortalecer tu salud mental a tu propio ritmo.

Ve más