Micro y Macronutrientes: Dieta equilibrada para un bienestar óptimo

18 Dec ‘23
Hábitos saludables
Redacción OpenUp
Revisado por nutricionista Roos London
¿Alguna vez has tenido que cambiar tu dieta por completo? Puede que hayas estado viajando, o pasando por una mala racha,  o simplemente estés tan ocupado que no puedes prestar atención a lo que comes. Cuando esto sucede, es probable que te sientas perezoso, sin energía y hasta experimentes una disminución del ánimo o autoestima. ¿Por qué? Porque tu bienestar mental y físico están íntimamente conectados.

 

En este artículo, exploraremos la importancia de una dieta equilibrada, adentrándonos en los macronutrientes y los micronutrientes, que desempeñan un papel crucial en nuestro bienestar general. 

 

¿Cuáles son los fundamentos de una dieta equilibrada?

 

Debido a la sobreabundancia de información en Internet, a menudo nos vemos abrumados por una cantidad excesiva de contenidos sobre nutrición. Esto tiene sus aspectos positivos y negativos. 

 

Por el lado positivo, tenemos acceso a más información que nunca, incluyendo consejos nutricionales de alta calidad y  recetas para todos los gustos. 

 

Pero, por el lado negativo, también nos enfrentamos a consejos contradictorios que pueden incluir información deficiente y engañosa. Un día nos dicen que consumamos el último “superalimento” y al siguiente que lo evitemos.

 

En realidad, lograr una dieta equilibrada requiere un enfoque sencillo. Se trata de consumir una variedad de alimentos en las proporciones adecuadas, asegurando que nuestro cuerpo obtenga los nutrientes necesarios para un bienestar óptimo.

 

 

No es necesario seguir constantemente las últimas tendencias alimentarias ni invertir en alimentos de moda costosos para mantenernos saludables. En lugar de eso, podemos dirigir nuestra atención hacia dos componentes nutricionales clave: los macronutrientes y los micronutrientes.

 

 

Macronutrientes

 

Estos comprenden hidratos de carbono, proteínas y grasas, que son las principales fuentes de energía para nuestro cuerpo. Cada uno desempeña funciones específicas en nuestro bienestar y debe consumirse en cantidades adecuadas.

 

  • Hidratos de carbono: Presentes en cereales, frutas, verduras y legumbres, los hidratos de carbono son la principal fuente de energía de nuestro organismo. Opta por hidratos de carbono complejos en lugar de simples, como los cereales integrales, y evita el exceso de azúcares refinados. Por ejemplo, prueba cambiar el pan blanco (hidrato de carbono simple) por pan integral (hidrato de carbono complejo) o la pasta blanca por pasta integral.

 

  • Proteínas: Esenciales para el crecimiento, reparación y mantenimiento de los tejidos corporales, las proteínas se encuentran en fuentes animales y vegetales como carnes magras, pescado, huevos, legumbres y tofu. Si no eres vegetariano, busca un equilibrio entre las proteínas animales y vegetales. Si eres vegetariano, asegúrate de consumir una fuente de proteína vegetal en cada comida para mantenerte saciado durante el día.

 

  • Grasas: Las grasas saludables, como las monoinsaturadas y poliinsaturadas, son esenciales para la producción hormonal, absorción de vitaminas y función celular general. Encuentra estas grasas en alimentos como aguacates, aceite de oliva, frutos secos, semillas, queso, yogur integral y pescado graso.

 

Micronutrientes

 

Estos incluyen vitaminas y minerales, necesarios en cantidades más pequeñas pero igualmente esenciales para diversos procesos fisiológicos, favoreciendo la función inmunitaria y previniendo carencias y enfermedades crónicas.

 

  • Vitaminas: Incorpora a tu dieta una variedad de frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras para obtener una gama completa de vitaminas, como A, C, D, E y K, así como las del grupo B.

 

  • Minerales: Encuentra minerales esenciales como calcio, magnesio, hierro, zinc y potasio en alimentos como productos lácteos, verduras de hojas verdes, frutos secos, semillas, legumbres y cereales integrales. Asegúrate de cumplir con la ingesta diaria recomendada de estos minerales.

 

 

🥑En resumen, tanto los macronutrientes como los micronutrientes son componentes esenciales de una nutrición sana. Los macronutrientes constituyen la ingesta calórica total e incluyen hidratos de carbono, proteínas y grasas, mientras que los micronutrientes se necesitan en cantidades más pequeñas e incluyen vitaminas y minerales.

 

Cómo crear un plan de comidas equilibrado

 

Para lograr una dieta equilibrada, es crucial planificar cuidadosamente las comidas. Ten en cuenta los siguientes consejos:

 

  1. Come el arco iris: Intenta llenar la mitad de tu plato con una variedad de frutas y verduras de colores para asegurarte una amplia gama de nutrientes. Si te cuesta consumir frutas y verduras en cada comida, prueba alternativas más sencillas, como un batido, un dip repleto de verduras o una sopa sustanciosa.

 

  1. Céntrate en las proteínas de alta calidad: Desde el pelo hasta las uñas, pasando por los músculos, las proteínas son el pegamento que mantiene unidas todas las células del cuerpo y forman muchas hormonas y anticuerpos importantes. Incluye proteínas de alta calidad como pollo, pescado, tofu o legumbres en cada una de tus comidas para favorecer la salud muscular, la reparación y el bienestar físico general.

 

  1. Incorpora cereales integrales: Los cereales integrales suelen ser ricos en fibra y proporcionan una liberación lenta de hidratos de carbono en la sangre que, junto con el contenido de fibra, puede ayudar a mantener la sensación de saciedad durante más tiempo, controlando así el picoteo y el apetito. Céntrate en incorporar cereales integrales como arroz integral, quinoa y pan integral para aportar fibra, vitaminas y minerales esenciales.

 

 

🍽️Conéctate con los sabores, nutre tu cuerpo y adopta una relación más saludable con la comida. ¡Prueba con nuestra meditación para comer con atención y transforma tu forma de disfrutar la comida!

 

 

  1. No tengas miedo a las grasas: Las grasas suelen tener mala fama, pero en realidad son esenciales para una dieta equilibrada. Opta con moderación por las grasas saludables procedentes de fuentes como el aceite de oliva, los aguacates, los frutos secos y las semillas.

 

  1. Limita los alimentos procesados: No todos los alimentos procesados son poco saludables, pero algunos contienen niveles excesivos de sal, azúcar y grasa. Entre ellos se encuentran los dulces, como pasteles, galletas y bebidas azucaradas, y los aperitivos salados, como patatas fritas, pasteles, patatas fritas y empanadillas. Haz lo posible por evitarlos. Sin embargo, puedes incorporarlos a tu dieta con moderación. 

 

Adaptación a las necesidades individuales

 

Aunque los principios generales de una dieta equilibrada se aplican a la mayoría de las personas, es esencial tener en cuenta las variaciones individuales y los requisitos específicos en función de factores como la edad, el género y el nivel de actividad. Consultar con una nutricionista o un experto en bienestar te proporcionará orientación personalizada para garantizar una nutrición óptima.

 

En pocas palabras: seguir una dieta sana y equilibrada es fundamental para alcanzar un bienestar óptimo. Recuerda que los pequeños cambios en los hábitos alimentarios pueden marcar una gran diferencia en tu salud.  Así que, empieza hoy una dieta equilibrada y disfruta de los beneficios de una vida vibrante y llena de energía.

 

💬 ¿Necesitas asesoramiento personalizado para mejorar tu estilo de vida? Reserva ahora una cita con nuestros expertos en bienestar, incluyendo nutricionistas.

 

Nuestro blog está respaldado por una amplia investigación de múltiples fuentes médicas, aunque no todas se citan aquí. El equipo editorial de OpenUp y los expertos en bienestar han llevado a cabo una investigación exhaustiva; no dudes en ponerte en contacto con nosotros para obtener más información sobre las referencias adicionales.

¿Cómo te podemos ayudar en OpenUp?

Spaces

Sesiones grupales interactivas y masterclases para compartir tus experiencias y aprender consejos prácticos.

Reserva Space
Sesiones 1:1

Acceso fácil a sesiones online y chats con psicólogos certificados, cuando y donde quieras.

Reserva una sesión
Recursos de autoayuda

Cursos online y materiales de auto-cuidado para fortalecer tu salud mental a tu propio ritmo.

Ve más