5 Rasgos del Buen Liderazgo (Según la Ciencia)

11 Apr ‘23
6 min
Rendimiento laboral
Lisanne van Marrewijk
Revisado por psicólogo/a Clara Isabell Slawik
Todos somos diferentes. Lo que te convierte en un buen líder tiene que ver en parte con el equipo que diriges, el entorno en el que te encuentras y quién eres como persona. Sin embargo, según las investigaciones, hay una serie de características que todos los líderes de éxito tienen en común.

 

¿Qué distingue a un líder de éxito? Respaldada por fuentes académicas, la psicóloga Clara Isabell nos explica lo que conlleva un buen liderazgo.

 

¿Qué es un buen liderazgo?

 

El buen liderazgo consta de dos elementos:

 

  1. Hacer avanzar al equipo
  2. Guiar a las personas

 

Clara nos explica: “A menudo ves a personas ascendidas a puestos de liderazgo porque son ambiciosas, centradas y con visión de futuro. Son buenas cualidades, pero a menudo se pasa por alto el elemento humano”. 

 

El resultado es que muchos líderes acaban buscando apoyo para entender por qué la gestión es tan agotadora. 

 

“No tiene tanto que ver con el número de tareas, sino el pasar a tener personas a tu cargo”, explica la psicóloga. Esto es lo que hace que el rol sea distinto y emocionante, pero a veces también difícil y agotador.

 

Así pues, el buen liderazgo tiene dos caras. Y ambas requieren cualidades específicas. 

 

Clara: “Por un lado, es importante ser ambicioso e innovador. Como líder, tienes que estar preparado para tomar literalmente la iniciativa y tomar decisiones”. 

 

“Por otro lado, es esencial ser consciente de uno mismo, establecer límites, mostrar resiliencia y estar dispuesto a cambiar tu perspectiva respecto a las situaciones y emociones de los demás.”

 

6 características de un buen liderazgo

 

Una investigación de Gallup muestra que una cuarta parte de los empleados no se sienten vinculados a sus organizaciones como consecuencia de un liderazgo deficiente. El resultado es una menor productividad, una menor eficacia y un aumento de la renuncia laboral.

 

Como líder, las siguientes cualidades te ayudarán a desarrollar relaciones sólidas, fomentar la confianza y el respeto, crear una cultura de empresa transparente y abierta, y dirigir a tu equipo en tiempos inciertos y periodos de cambio.

 

1. Los líderes eficaces son conscientes de sí mismos y dan prioridad a su propio bienestar y desarrollo

 

“El liderazgo eficaz empieza por tener la capacidad de creer en uno mismo”, escribe Radhika Kapur en su investigación sobre liderazgo. El primer paso para ser un buen líder es ser un buen líder para ti mismo. 

 

La forma en la que lideras tu propia vida sienta las bases de cómo diriges a los demás, y para ello, primero tienes que conocerte realmente a ti mismo.

 

También es importante ser resiliente, subraya Clara. Y esto se consigue dando prioridad a tu propia salud mental. Por ejemplo, las investigaciones demuestran que los líderes que se dedican tiempo a sí mismos cada mañana, se fijan objetivos claros y planifican bien sus tareas, son mejores líderes.

 

También es importante establecer límites claros, y eso empieza por ti mismo y por saber cuáles son tus puntos fuertes y débiles.

 

2. Los líderes eficaces dan prioridad al desarrollo y el bienestar de los demás.

 

También es importante que te centres en el desarrollo y el bienestar de tu equipo. Nadie funciona bien cuando está estresado, tenso o inseguro. Como líder, puedes ayudar a tu equipo creando una cultura de apoyo segura y abierta.

 

Esto se consigue mostrando confianza, felicitando a la gente por su trabajo y controlando el exceso de trabajo. Por ejemplo, indica a la gente cuándo han trabajado lo suficiente y es hora de relajarse. Explícales que la relajación es esencial si quieren seguir rindiendo a un alto nivel.

 

“Forma a la gente lo suficientemente bien para que pueda irse, pero trátala lo suficientemente bien para que no quiera hacerlo”. – Richard Branson

 

Estos son ingredientes esenciales para una cultura de empresa positiva y abierta, en la que la gente se sienta bien consigo misma y disfrute yendo a trabajar. En esto también hace hincapié Teresa Goode, profesora del programa de liderazgo de la Universidad Northeastern.

 

Delegar, asesorar y orientar son aspectos importantes, según Goode. Clara lo confirma y añade: “Como líder, tienes que estar preparado para encontrar un equilibrio entre ser líder y mantener cierta distancia con tu equipo, por un lado, y ser un mentor que se mantiene cerca, por otro”. 

 

Siendo al mismo tiempo asertivo y empático, y dando a tu equipo la confianza necesaria para hacer cosas difíciles, sentarás una buena base para que otros utilicen este enfoque y crearás una cultura sólida de trabajo en equipo. 

 

Goode: “Realizar tareas difíciles ayuda a los equipos a ganar confianza y a crecer”.

 

3. Los líderes eficaces se comunican con frecuencia y con claridad

 

Un líder de éxito se comunica a menudo y de distintas formas, como en reuniones de equipo, conversaciones individuales, correos electrónicos y llamadas. Como líder, debes asegurarte de que estás transmitiendo tu mensaje. Así lo afirma una investigación realizada por los consultores estadounidenses de desarrollo del liderazgo Jack Zenger y Joseph Folkman.

 

Comunicarse con regularidad y claridad garantiza que todos conozcan los objetivos, las tareas y las expectativas. “¿Hay alguien en tu equipo que no esté al día? Entonces es probable que no hayas comunicado bien tus expectativas”, dice Goode.

 

Pero recuerda, es igual de importante escuchar y mostrar compasión. Tómate tiempo para escuchar compasivamente a los demás, hacer preguntas y comprender realmente lo que quieren decir. 

 

Clara: “No sólo quieres ser empático; también quieres mostrar compasión. Quieres ver las situaciones desde la perspectiva de la otra persona y actuar en consecuencia”.

 

4. Los líderes eficaces innovan y experimentan

 

Para alcanzar los objetivos laborales a largo plazo, innovar y experimentar suele ser crucial. Como líder, tu trabajo consiste en despertar la curiosidad y el entusiasmo necesarios para la innovación. 

 

Puedes hacerlo animando a la gente a probar cosas nuevas, a aceptar los errores como oportunidades de aprendizaje y a desafiar las reglas (no) escritas, explica el profesor Anthony Mayo de la Harvard Business School.

 

5. Los líderes eficaces tienen una visión estratégica

 

“Como líder, es importante mirar hacia delante y tener una visión objetiva de la situación, pero también implicarse cuando sea necesario”, explica Clara.

 

Quieres comprometerte con el rumbo de la organización y con lo que puedes hacer para conseguirlo. Eso requiere flexibilidad e innovación.

 

“Un líder fuerte también es decisivo”, afirma Clara. Tus decisiones sientan las bases para llevar a cabo un plan estratégico. Por tanto, asegúrate de que puedes respaldar las decisiones que tomes.

 

6. Los líderes eficaces tienen integridad

 

“Una de las características más importantes de un líder de éxito es la integridad. Como empleado, quieres a tu lado a alguien en quien puedas confiar”, explica Clara.

 

Además, una investigación de una empresa de consultoría estadounidense muestra que tres cuartas partes de los empleados consideran la integridad como la cualidad más importante en un líder fuerte. Los empleados quieren poder asumir que, pase lo que pase, su jefe les respaldará y les tratará con justicia.

 

“Creo que un líder que realmente confía en su equipo es el mejor tipo de líder. Porque dirigir es una cosa, pero tener una relación con la gente y confiar en ellos, y que ellos confíen en ti, es otra cosa”, continúa la psicóloga. 

 

“La capacidad de equilibrar el poder y la responsabilidad puede diferenciar a los líderes de éxito de los ineficaces”, escribe la Harvard Business School.

 

“Al fin y al cabo, todos somos humanos”.

 

Una de las cosas más importantes que debes recordarte es que todos somos humanos. Los humanos cometemos errores, nos sentimos inseguros a veces y tenemos días buenos y malos.

 

“Podemos parecer diferentes, pero en el fondo tenemos las mismas necesidades”, subraya Clara. “Todos queremos que nos comprendan, pertenecer, sentirnos escuchados, estar seguros y sentirnos conectados con otras personas”.

 

¿Hay algún miembro del equipo al que no entiendes? Pídeles que compartan su perspectiva e intenta ver la situación desde el punto de vista de la otra persona. Pregúntate cómo te sentirías tú en una situación así. Y lo más importante: muestra compasión, aunque no comprendas del todo su punto de vista.

 

Convertirse en un mejor líder

 

¿Cómo puedes desarrollar estas cualidades? “Teniendo paciencia y no presionándote demasiado”, opina Clara. 

 

“Nadie funciona muy bien cuando tiene demasiado peso sobre los hombros. Y afrontémoslo: un líder suele tener dos papeles en uno y suele llevar tiempo hacerlo tuyo y encontrar la forma de equilibrarlo. Por mucho que leas sobre liderazgo, sólo se aprende de verdad poniéndolo en práctica”.

 

Además, recuerda que no estás solo. La psicóloga nos aconseja: “Habla de tus experiencias y retos con otros líderes. Escuchar las experiencias de personas con responsabilidades similares te puede aportar diferentes puntos de vista que te ayudarán a ti y a otras personas a progresar”. 

 

Simplemente hablando abiertamente de tus inseguridades y retos, avanzarás más de lo que hubieras esperado.

 

¿Quieres crecer como líder? Entonces empieza a trabajar con un psicólogo. Un psicólogo puede ayudarte a:

 

  • Establecer límites y encontrar el equilibrio.
  • Reconocer y utilizar tus talentos.
  • Aumentar tu autoconciencia y desarrollar tu resiliencia.
  • Ver las situaciones desde otra perspectiva.
  • Comunicarte mejor.
Chat_Nathalia_ES
Sesión 1:1

Habla con un psicólogo 1:1 sobre rendimiento laboral

Pedir ayuda a tiempo te ayudará a superar tus retos y encontrar soluciones prácticas.